• contacto@isabelzendal.com

Protagonistas

 

1_jenner_retratoEDWARD JENNER. (Médico rural inglés, 1749-1823). desafió a la religión y a la medicina de su tiempo al realizar el primer trasvase de fluidos entre especies: de Blossom, una vaca enferma de viruela, a James Phipps, un niño sano. Así nació la madre de todas las vacunas.

 

 

 

 

 

 

FRANCISCO JAVIER BALMIS. (Alicante, 1753- Madrid, 1819). Ingresa en el cuerpo de Sanidad Militar, onde chega a ser cirujano del ejército en 1781.

 

La preocupación por la viruela tanto en la península como en 4_balmislos territorios de Ultramar contribuyen a crear un clima de interés por la vacunación. En 1803, cuando ya es un médico de gran prestigio profesional, publica su traducción del libro Tratado Histórico y Práctico de la Vacuna, del médico francés J.L. Moreau da Sarthe, que difundía las ideas de Jenner. Su vida es una constante aventura científica que tiene su máximo exponente en la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna (REFV), que parte en ese 1803 y extiende por gran parte del continente americano la nueva práctica preventiva de la viruela, enfermidad que alcanzó características epidémicas durante el siglo XVIII.

 

 

JOSEPH SALVANY. (Barcelona, 1774 – Bolivia, 1810). Cirujano militar, parte con la REFV como primer ayudante, con la función de suplir al director en caso de ser necesario. Cuando llegaron a Venezuela, Balmis le nombra director de la expedición que se dirige a la América meridional. A pesar del hundimiento de su barco, completa la misión. Muere en Bolivia en 1810 por las enfermedades que contrae durante el periplo.

1_salvanyfirma

 

VICENTE ANTONIO POSSE ROYBANES. El médico Antonio Posse Roybanes (1753?-1809), principal colaborador de Balmis en la retaguardia, es quien comenzó la lucha contra la viruela de una forma organizada en Galicia. Desconocemos cuando inicia exactamente su labor, pero ya en 1801 aparece como uno de los principales difusores de la vacuna en Galicia.

2_possefirma-blanco

Su primera vacunación la realiza el 16 de agosto de ese mismo año, en su propio nieto, al que después expone a la enfermedad para ver si la contraía, comprobando que no la desarrollaba. A partir de ese momento comienza la lucha contra la viruela, que se materializa en la creación de la Sala de Vacunación en el Hospital de Caridad de A Coruña y, después, en el primer plan de vacunación para la población gallega, aprobado por la Xunta del Reino de Galicia el 17 de agosto de 1806.

 

LOS 22 NIÑOS. Bajo el amparo de la Casa de Expósitos coruñesa estaban 13 niños. Clemente de la Caridad (9 años): expuesto en el torno de la Inclusa y criado en Oleiros. Francisco Antonio (8 años): entregado en la Casa por los mismos labradores que se lo llevaron para criarlo; al cabo de 7 años fue recuperado -durante ocho meses- por su madre biológica. Manuel María (7 años): entregado por el párroco de San Nicolás y criado en San Pedro de Nós. Benito (7 años), el propio hijo de Isabel Zendal. Cándido de la Caridad (6 años): expuesto en el torno y criado en San Pedro de Nós. Martín (5 años): entregado por el pedáneo de Dorneda, que también lo recoge para criarlo durante 3 años. Tomás Melitón (3 años): expuesto en el torno y criado en Arteixo durante tres años. José (3 años): exposto en el torno y criado en Sada. José Ignacio (3 años): expuesto en el torno y criado en Sada. Pascual Aniceto (3 años): expuesto en torno y criado en Crendes. Vicente María Salee y Vellido (3 años): expuesto en el torno con un escrito de compromiso de recuperación por parte de sus padres, fue criado en Arteixo. José Jorge Nicolás de los Dolores (2 años y medio): entregado con dos años, su crianza continuó en la Casa de los Expósitos.

22-ninos

Cinco niños estaban al cuidado de la Inclusa del Real Hospital de Santiago. Juan Antonio (6 años): procedente de Santa María de Xía-Lugo, fue criado en Rivadulla. Jacinto (6 años): expuesto en el torno santiagués “con una zintica zintica azul en el puño”, fue criado en Forcarei. Gerónimo María (6 años): venía de la Inclusa de Ferrol, fue criado en Campo Lameiro. Florencio (4 años): expuesto en el torno y criado en Cesuras. Juan Francisco (4 años): procedente de Coristanco, fue criado en Abegondo.

Andrés Naya, Domingo Naya, Antonio Verediaa y Vicente Ferrer, de la madrileña Casa de Desamparados, completan los 22 niños “escogidos para propagar la vacuna en América”.

Ninguno regresaría a casa.

 

HOSPITAL DE LA CARIDAD. El papel del Hospital de la Caridad va más allá de la REFV. La Real Cédula del 21 de abril de 1805 autoriza la apertura de salas de vacunación en los hospitales de las capitales de provincia. En esta normativa se trataba de poner en orden el descontrol imperante en la sociedad del momento alrededor de la práctica vacunal. En A Coruña, el Capitán General encarga a Posse Roybanes -entonces médico municipal- la puesta en marcha de esta Sala de Vacunación en el Hospital de la Caridad. Posse redacta un reglamento en el que establece una detallada descripción de su funcionamiento: desde el método a utilizar a cómo enviar el material a otros lugares para extender la vacuna desde A Coruña al resto de Galicia: hay diferencias concretas para envíos a Lugo, Santiago y Viveiro.

3_hospitalcaridad-copia

El plan se enfrentó con las autoridades locales, que acogieron con indiferencia las propuestas que emanaban de esta Sala de Vacunaciones. En 1806, el Hospital coruñés y la Sala de Vacunaciones son también el eje central en el que se articula el primer plan de vacunación de Galicia presentado por Posse: buscaba que cualquiera persona que leyese el texto pudiese proceder a la práctica de la vacunación contra la viruela.

El Hospital de la Caridad fue derruido en los años 60 del siglo XX.

 

PEDRO DEL BARCO Y LA CORBETA “MARÍA PITA”. Natural de Bizkaia (1749), hidalgo “sin mistura de moros ni judíos”, se casa en A Coruña con una paisana suya con la que tiene siete hijos, todos de la calle Real. Los 24 años como capitán de los Correos Marítimos le dieron holgura económica a Pedro del Barco (la familia cuenta con dos criadas y dos esclavos negros). Invierte su patrimonio en casar a sus dos hijas mayores y darle carrera militar a los cuatro varones, “que me devolvieron por cada maravedí gastado, doblones de gloria”.  Con el aval de 37 viajes a las Américas, asume el mando de la María Pita, de 200 toneladas, y de sus 27 tripulantes coruñeses, cobrando todos dos meses por adelantado y con seguro salarial por enfermedad, “con tal de que no sea por pasatiempo de mujeres”. En 1803, Del Barco y la María Pita (abajo la maqueta de la corbeta en el Museo Histórico Militar de la Coruña) inician la primera campaña mundial para erradicar la enfermedad que más muertos ha causado a la Humanidad.

2_corbeta-mari%c2%a6ua-pita

 

¡DESCÁRGATE AQUÍ LA HISTORIA COMPLETA!